La actitud positiva, el mejor lubricante

Nuestra experiencia con empresas y corporaciones  nos ha permitido observar correlaciones directas entre éste bálsamo “actitud positiva” y los efectos en muchas áreas (ventas, trabajo en equipo, manejo de clientes, vida personal, etc…).

Esto ocurre no solo en Latinoamérica, los observamos con gerentes y vendedores en USA, Europa y Medio Oriente. Es decir, este lubricante es extraordinario para fluir en ventas y dirigir equipos, en todas partes. Recordemos que siempre estamos vendiendo.

Si sintonizamos finamente, la actitud positiva no solo ayuda en el trabajo, sino a las relaciones interpersonales, la relación entre colegas (elemento clave para la sinergia en las empresas) y por supuesto en la “química” con el cliente.

Todos éstos vínculos se verán favorecidos al ser lubricados con este positivismo.

La pregunta que todos nos formulamos es el cómo, ¿cómo lo hacemos? En cada conferencia que preparo, siempre está éste tema. Tendemos al negativismo.

Mi sugerencia es CONSCIENCIA, estar atento hacia donde te lleva el cerebro. Muchas veces, por no decir la mayoría del tiempo, estamos en piloto automático, entonces procedemos y nos dejamos llevar por el pensamiento negativo.

Esta consciencia requiere esfuerzo, perseverancia y tolerancia al error. Estos ingredientes ayudan al cerebro cuando va en camino negativo. Es decir, viene el pensamiento negativo y hay que parar el cerebro y tomar consciencia. Estar atento o consciente es una buena recomendación.

Esta idea que parece trivial cuesta mucho porque el cerebro te lleva en automático; recuerden que es el órgano que más energía gasta y por lo tanto, trata de ahorrar en cosas nuevas. Por eso cuesta también el cambio.

Próximamente veremos como poner en “pausa el cerebro”, cosa que hemos ya practicado con mucho Gerentes y vendedores. Esto también ayuda.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *